dos jamones cortados
Recetas y salud

¿Cómo empezar un jamón?

23 abril, 2020

Si eres vegetariano, no te gustará este artículo pero si comes de todo, te encantará.

Estás frente a la delicia de un jamón ibérico, quieres empezar a disfrutar de ese sabor único y lo primero que te preguntas es ¿Por dónde empiezo?

Consejos para saber por qué parte del jamón empezar

Existen diferentes técnicas, teorías y modos de empezar a cortar un jamón y esto tiene que ver con muchos factores, como puede ser la rapidez con la que se va a consumir y las herramientas de corte con las que contarás.

1, Conocer todas las partes de un jamón

En este artículo te enseñaremos las mejores formas de comenzar un jamón, para que lo disfrutes al máximo.

Para saber por dónde comenzar a cortar un jamón ibérico para un correcto aprovechamiento de toda su carne, es necesario conocer cada una de las partes que lo componen.

Estas son las partes principales de un jamón:

Maza

  • Esta se puede denominar como una de las partes favoritas de todos en un jamón ibérico por muchas razones.
  • En principio, esta es el sector del jamón que contiene más carne y también es la parte que se puede denominar como más magra. Las grasas infiltradas de la maza hacen de esta parte una exquisitez que todos los comensales no quieren perderse.

Contramaza

  • Como su nombre lo incida, la contramaza es la parte totalmente opuesta a la maza y se caracteriza por ser la parte más curada.
  • Esta parte es especial para aquellos a los que les gusta que sus lonchas de jamón no presenten grasa.

Babilla

  • Con la parte de la babilla, te daremos el primer indicio de por dónde comenzar un jamón. Si lo tienes para consumo familiar, esta es la parte más indicada para darle comienzo a un buen jamón ibérico.
  • La babilla se encuentra en la parte inferior, y tiene el hueso coxal y el fémur como sus límites. Se considera la parte más jugosa del jamón y si este va a ser consumido de manera lenta, empezar por allí será conveniente.

Punta

  • Muchas personas muestran predilección por esta, que es la parte completamente opuesta a la pezuña y suele tener como características que es la más salada y dicen que es la más exquisita también.

Jarrete o caña

  • Esta es la parte anterior a la pezuña, y al encontrarse muy cerca del hueso su carne puede presentarse con más fibras y un tanto más dura que el resto del jamón.
  • Esta parte es la que suele utilizarse picada, para formar parte de otras comidas, mostrando también una característica muy aceitosa.

Pezuña

Nada de un jamón ibérico se tirará a la basura. Ni siquiera su pezuña, la cual se suele utilizar también para cocinar y elaborar exquisitos caldos.

2. Aprender a limpiar un jamón

Una de las partes que requiere cierta atención y la cual delimitará la conservación de este en el caso de que el consumo sea familiar y un poco más prolongado, llegando a consumirse enteramente en unos meses, es la de la correcta limpieza de la grasa del jamón.

Lo que tendremos que realizar antes de comenzar a cortar estratégicamente el jamón, es la limpieza de toda la parte superior, pero no de toda la pata del jamón, sino de la zona en particular por la que irás a comenzar a cortarlo.

Un cuchillo bien afilado de los que se utilizan para descortezar será el elemento indicado para llevar a cabo esta primera operación, que dejará libre la zona de carne para que continúes con el procedimiento.

La mayoría de los amantes de la exquisitez de los jamones ibéricos, entiende al proceso de corte del mismo como un verdadero arte. Saber en cuánto tiempo este será consumido para determinar la forma en la que este se irá cortando es una de las especialidades de quienes disfrutan de este arte.

Pero no todos piensan lo mismo acerca de un buen cortado de jamón. Existen los que piensan que este debe comenzar a cortarse con la pezuña hacia abajo y quienes lo hacen regularmente posicionándolo con la pezuña hacia arriba.

No es que una de estas dos formas sea la correcta, pero sí es cierto que comenzarlo de cada una de estas dos maneras traerá resultados diferentes para las partes que dejaremos para los días posteriores a haber comenzado el proceso de cortado.

Estas son las dos formas por las que puedes comenzar:

Comenzar con la pezuña hacia abajo

  • Comenzar un jamón con la pezuña hacia abajo, significaría comenzar a disfrutarlo por la parte de la babilla, que ya te mencionamos que es la mejor forma de hacerlo si el consumo de este es de tipo familiar, por lo que lo podremos estar disfrutando por el espacio de uno o unos meses.
  • La babilla es la zona más curada del jamón, por lo que por allí empezaremos y con el correr del tiempo se irán curando las otras zonas a cortar.

Comenzar con la pezuña hacia arriba

  • Si comienzas con la pezuña hacia arriba, lo primero que disfrutarás es la maza y muchos expertos dicen que esta es la manera correcta.
  • Al cortarlo en lonchas veremos cómo esta parte bien carnosa libera aceites, que con el correr del tiempo irán descendiendo hasta la babilla, algo que le dará un gusto especial a la parte que te quedará para utilizar en un futuro cercano.

Saber cómo empezar un jamón hará que no solo disfrutes de este momento inicial, sino que tu jamón quede preparado para seguir siendo una exquisitez luego de haberlo iniciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *